Archives
Categories
Archives
Estimated reading time: 10 minutes
Contact La Leche League International

Estimated reading time: 10 minutes


Posturas Para Amamantar Artículos / Español / Traducciones
Nancy Mohrbacher, IBCLC, FILCA
(Traducido por Eva Marsal, Barcelona, España)
Foto: Jax McCormick por Leilani Rogers
English

Una postura natural para amamantar –la madre recostada, el bebé boca abajo, ajustando cuerpo, bebé y pecho- puede ayudar a que el comienzo sea más fácil.

Durante la primera semana después del nacimiento, el 92% de madres lactantes afirmaban en un estudio haber afrontado grandes retos respecto a la lactancia (Wagner 2013).

En mis más de treinta años ayudando en temas de lactancia, siempre me ha sorprendido el gran número de madres que luchan con la lactancia, especialmente al principio. Después de todo, los mamíferos nacen con recursos que les permiten llegar a su fuente de alimento y alimentarse. A la luz de este hecho, no es sorprendente que muchas madres primerizas empiecen a dar el pecho pensando:

“No debe de ser difícil. ¿No se supone que es natural?”

Después de reflexionar durante décadas sobre ello, he llegado a la conclusión de que una de las principales causas de esta epidemia de problemas con la lactancia es que hemos estado enseñando a las madres de bebés recién nacidos a usar posturas para amamantar que se adecuan mejor a bebés más mayores y con más coordinación.

Otra manera de verlo es que en aquellos lugares donde el biberón ha sido la norma, las posturas que hemos adoptado para el comienzo de la lactancia (quizás inconscientemente) son variaciones de las posturas para dar el biberón con las que estamos más familiarizados, más que con cualquier postura para amamantar.

Cuando las madres se sientan con la espalda recta para dar el pecho, en las posturas de cuna, cuna cruzada o de fútbol/rugby, a los recién nacidos les resulta imposible usar su programación innata para llegar al pecho de la madre. Es incluso peor, en estas posiciones tan comunes para amamantar la programación incorporada de los recién nacidos se convierte en una barrera para alimentarse, haciendo que las primeras semanas sean mucho más difíciles de lo que deberían ser. Pero ya iremos a ello más adelante.

¿Qué pasaría si en lugar de abordar cada tema de lactancia individualmente –las luchas para el agarre, la preocupación por la producción de leche, el dolor en los pezones- hubiera una sola forma de hacer frente a estos desafíos a la vez?

Una nueva estrategia

La obstetra estadounidense Theresa Nesbitt (“Dra. Theresa”) y yo desarrollamos un nuevo/antiguo enfoque a la lactancia durante los primeros días después del nacimiento a partir del trabajo de los investigadores suecos sobre Breast-Crawl, la científica del Reino Unido Dra. Suzanne Colson, equipos internacionales de ciencia cerebral, la Escuela de Praga, y los expertos estadounidenses Dra. Christina Smillie y Dr. Brian Palmer.

Cuando reunimos estas diversas piezas del puzle, diferentes pero relacionadas entre sí, sobre la posición de las madres para amamantar, nació “Lactancia Natural”. Aunque los conceptos no son nuevos, les dimos un cambio de imagen para que fueran más accesibles. Parte de este cambio de imagen supuso la creación de un vocabulario nuevo, sin jerga, y un fácil acceso a imágenes a través de videos, algunos de los cuales pueden verse aquí.

¿Qué es lo que hace “natural” este enfoque? En pocas palabras, el enfoque Lactancia Natural aprovecha los comportamientos innatos de los recién nacidos para hacer más fácil la lactancia.

Un punto clave de Lactancia Natural es empezar con posiciones que aprovechan la gravedad. Una posición para amamantar que usa la gravedad para ayudar en lugar de dificultar las cosas hace que el comienzo sea más fácil. En estas posiciones donde la gravedad es de ayuda, la madre está recostada y el bebé descansa boca abajo sobre el cuerpo de la madre.

Durante el primer mes, más o menos, con la ayuda de la gravedad hay menos dolor, tensión y lucha.

Pensemos en estas posiciones como en las ruedecitas auxiliares de la bicicleta, una manera de ayudar a evitar los golpes y arañazos mientras tú y tu bebé estáis aprendiendo.

¿Cómo ayudan a dar el pecho las posiciones naturales?

¿Por qué muchas madres consideran más fáciles estas “posiciones de arranque” de Lactancia Natural?

Boca abajo
De acuerdo con el trabajo de la Escuela de Praga, cuando los bebés descansan sobre su vientre, tienen más control sobre sus movimientos (Kobesova 2014). El contracto frontal total del bebé con la madre también activa el GPS interno del bebé de manera que sabe dónde está y qué hacer (Widstrom 2011).

En estas posiciones, incluso un bebé recién nacido puede hacer cosas asombrosas. En posiciones boca abajo, la gravedad ayuda a tu bebé a:

  • Quedarse en su sitio sin tensión muscular
  • Conseguir un agarre profundo al pecho
  • Ser un compañero de lactancia activo

Si buscas en Google “breast-crawl”, puedes ver videos de todo el mundo donde los recién nacidos, en estas posiciones asistidas por la fuerza de gravedad, llegan al pecho, se agarran y maman.

Estas posiciones para el comienzo de la lactancia probablemente puedan hacértela más fácil a ti también.

Con el peso del bebé descansando totalmente sobre su cuerpo, muchas madres pueden:

  • Relajarse completamente y descansar mientras el bebé se alimenta
  • Evitar o minimizar el dolor de los pezones
  • Amamantar con una o ambas manos libres

Recostada
A menudo sugiero a las madres que se fijen en qué posición están cuando miran su programa de televisión favorito. Si sabes que vas a estar sentada en un sitio durante 30 minutos o más, encontrarás la manera de recostarte y relajar todos los músculos. Estas posiciones suelen ser ideales para dar el pecho.

Como ejemplo, en este breve video, fíjate en la posición de Bryannah mientras amamanta a su bebé de tres semanas, Breon, y contesta a mi pregunta sobre qué aprendió acerca de las posiciones para amamantar. Presta especial atención a lo que Bryannah hace con las manos.

Estas no son instrucciones para otra posición de lactancia, u otro modo de “agarre”. Son otro enfoque completamente diferente para colocarse con muchas variantes.

Imagina a la madre y al bebé como dos piezas de un puzle.

Las estrategias descritas en el próximo video son maneras de ayudar a la madre y al bebé a encontrar su propio encaje óptimo.

Volver a lo básico

Uno de los retos de este nuevo enfoque es transmitir los conceptos con claridad, especialmente si suponen una nueva manera de pensar. Muchas personas que ayudan en temas de lactancia me han dicho que intentaron este enfoque para enseñar una posición para amamantar y que no funcionó. Pero por lo que he visto, en muchos casos, no están familiarizados con la idea de hacer ajustes básicos.

Aquí es donde la ciencia cerebral entra en juego. En casi todas las imágenes de lactancia con las que estamos familiarizados, las madres se sientan con la espalda recta en lugar de estar recostadas. Si es lo que siempre hemos visto, esas posiciones iniciales (más difíciles) pueden parecernos más naturales.

Para ayudar a más gente a que se imagine usando una posición natural para amamantar, ahora mi canal muestra unos 20 videos cortos con diversas madres con diferentes tipos de cuerpo haciendo que esas posiciones funcionen.

En este video, la Dra. Theresa (con el pelo rojo) y yo les explicamos a dos madres embarazadas, Essie y Marivel, algunos ajustes básicos:

Ajusta tu cuerpo, ajusta tu bebé, ajusta tu pecho.

Meses después de esta grabación, Essie, que en el video sostenía una muñeca, dio a luz en un hospital donde solo enseñaban posturas con la espalda recta. Le sugirieron probar con la postura de fútbol/rugby, que fue capaz de dominar. Pero en un día o dos tenía un dolor tan intenso en el pezón que concertó hora con una asesora de lactancia, quien la ayudó a ajustar esta posición para que fuera más cómoda. Cuando vimos a Essie de nuevo, su bebé, Carlos, tenía dos semanas. Essie se dio cuenta rápidamente de que había olvidado intentar dos ajustes básicos, “ajusta tu cuerpo” y “ajusta tu bebé”. Con un poco de apoyo, descubrió que incluso una madre con pechos grandes podía amamantar en estas posturas con las manos libres.

Otra madre, Michelle, también tenía dolor en el pezón. Su dolor era tan intenso que, durante los dos días anteriores a la grabación del próximo video, en lugar de ofrecerle el pecho izquierdo a su hija Vivian, que tenía dos semanas, optó por extraerse leche de ese pecho y no ofrecérselo a su hija directamente. Cuando Michelle cambió la postura de cuna cruzada por la postura natural para amamantar, descubrió que incluso en el pecho que le dolía tanto, la gravedad hacía mucho más fácil que su bebé consiguiera un agarre más profundo y más cómodo. La voz en off de este video explica paso a paso los ajustes que hizo para amamantar sin dolor.

Inconvenientes de las posturas donde la gravedad no ayuda

En las posturas de cuna, cuna-cruzada y fútbol/rugby, las madres necesitan usar los brazos para aguantar a sus bebés a la altura del pecho y mantenerse frente a frente (barriga con barriga), llegando a producir cansancio. Si hay huecos entre la madre y el bebé (lo que ocurre fácilmente cuando la gravedad aleja al bebé y le empuja hacia abajo), esto interrumpe las señales de GPS del bebé, desorientándole, y haciendo que acabe luchando para alimentarse. Incluso cuando el bebé empieza con un agarre profundo, con la fuerza de la gravedad, muchos bebés acaban la toma con un agarre menos profundo y más doloroso.

En las posturas sentadas con la espalda recta, la fuerza de la gravedad tampoco hace posible que el recién nacido llegue a su fuente de alimento y coma. Para el bebé, mamar en estas posiciones donde la gravedad no ayuda es como intentar escalar el Everest. En lugar de madres y bebés colaborando como compañeros de lactancia, las madres deben hacer todo el trabajo. En lugar de ser capaces de relajarse mientras el bebé ayuda, las madres se sientan encorvadas y tensas mientras luchan.

Para complicar las cosas todavía más, en las posturas para amamantar con la espalda recta, la gravedad puede transformar las respuestas innatas de los bebés para alimentarse, que deberían serles de ayuda, en barreras para mamar. Los ligeros movimientos de cabeza se convierten en cabezazos. Los movimientos de brazos y piernas que ayudan al bebé a llegar al pecho se convierten en empujones y patadas.

Tristemente, muchas madres que luchan con la lactancia piensan que la única solución es esforzarse más, pero acaba siendo frustrante y agotador. ¡No es de extrañar, pues, que muchas madres abandonen la lactancia tan pronto!

En este video, le describo a Michelle por qué las posiciones donde la gravedad no ayuda son la raíz de muchas luchas con la lactancia.

Los científicos una vez creyeron que muchos de los reflejos de los recién nacidos eran remanentes inútiles de nuestros antepasados que vivían en los árboles. Pero ahora lo entendemos mejor. Sabemos que esos reflejos son clave para el inicio de la lactancia (Colson 2008). Con el paso del tiempo, a medida que los bebés van creciendo, controlan mejor cabeza y cuello y pueden aprender a mamar bien en cualquier posición. Pero al principio, cuando la lactancia es más vulnerable, no es tan fácil.

Observa cómo

La Dra. Theresa y yo hemos puesto nuestros recursos básicos a tu disposición gratuitamente para que puedas compartirlos con otras madres. Nuestros videos básicos están disponibles en:

Un estudio de 2015 concluyó que la educación prenatal en lactancia con la ayuda de una Tablet puede incrementar la iniciación, duración y exclusividad de la lactancia (Pitts 2015). Lactancia Natural: para un comienzo más fácil incluye más de 100 imágenes y más de 60 videos cortos. Nuestra esperanza es que este enfoque moderno con alta tecnología pueda ayudar a las madres a alcanzar sus metas respecto a la lactancia. También nos gustaría crear próximamente una versión de “emergencia” de nuestro programa para que lo vean las madres primerizas que luchan al inicio de la lactancia.

La lactancia materna no tiene por qué ser difícil. Con este nuevo/antiguo enfoque para las posturas del inicio de la lactancia, le sacamos el máximo provecho a lo que aporta el bebé para que más mujeres en todo el mundo puedan encontrar su propia postura cómoda para amamantar y nutrir a sus recién nacidos.


Referencias

Colson, S.D., et al. Posturas óptimas para liberar los reflejos neonatales primitivos que estimulan la lactancia. Early Hum Dev 2008; 84(7): 441-9.

Kobesova, A., & Kolar, P. Kinesiología del desarrollo: Tres niveles de control motor en el asesoramiento y tratamiento del sistema motor. J Bodyw Mov Ther 2014; 18(1): 23-33.

Pitts, A., Faucher, M.A., & Spencer, R. Incorporación de la educación en lactancia en el cuidado prenatal. Breastfeed Med 2015; 10(2);118-23.

Wagner, E., et al. La lactancia entre el tercer y séptimo día después del parto y el estado de la alimentación a los 2 meses. Pediatrics 2013; 132(4):e865-75.

Widstrom, A-M., et al. El comportamiento del recién nacido para localizar el pecho cuando se está piel con piel: Un posible método para favorecer la auto-regulación temprana. Acta pediatr 2011; 100: 79-85.


 

Nancy Mohrbacher, nacida en el área de Chicago, se enamoró de la lactancia materna cuando amamantó a sus tres hijos, Carl, Peter, y Ben, que ahora son ya mayores. Nancy empezó a ayudar a las familias como monitora de la Liga de La Leche en 1982 y se acreditó como IBCLC en 1991. Durante diez años dirigió una práctica privada de asesoría en lactancia fundada por ella misma. También ha trabajado para una gran empresa de extractores de leche y para un programa nacional corporativo de lactancia. Nancy es autora de libros sobre lactancia para profesionales. Es co-autora (junto a Kathleen Kendall-Tackett) del libro para padres, Breastfeeding Made Simple. Su pequeña guía de solución de problemas, Breastfeeding Solutions, también está disponible en la app Breastfeeding Solutions   para Android y iPhone. Su último libro, Working and Breastfeeding Made Simple, se publicó en 2014. Nancy imparte conferencias en todo el mundo. Puedes encontrarla en Nancy Mohrbacher.com, facebook.com/NancyMohrbacherIBCLC, pinterest.com/nancymohrbacher/ y YouTube.com/NancyMohrbacher.

Position to Breastfeed


Comments

  1. luciana ramallo Says: November 4, 2015 at 10:49 am

    Hola mi nombre es luciana soy sobrina de laura Rodriguez vazquez de television estepona, soy mama de gemelos y quiero saber porque uni toma la teta y el otro no quiere agarrarla

  2. […] Posturas para Amamantar explica cómo una posición natural para amamantar—la madre reclinándose hacia atrás, el bebé con la barriguita hacia abajo, y ajustando el cuerpo, el bebé y el pecho—ayuda a que dar de mamar sea más fácil. Estar cómodo es lo que importa. […]

  3. […] Articulo publicado por la revista breastfeeding  today- LLLi  […]

  4. […] Posturas para Amamantar explica cómo una posición natural para amamantar—la madre reclinándose hacia atrás, el bebé con la barriguita hacia abajo, y ajustando el cuerpo, el bebé y el pecho—ayuda a que dar de mamar sea más fácil. Estar cómodo es lo que importa. […]

  5. […] en español […]

  6. […] piedra angular de la lactancia materna exitosa. Las técnicas que pueden marcar la diferencia son: amamantar inclinada sobre la espalda (también conocida como biological nurturing), hacer un “sándwich de pecho” comprimiendo el […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.