Archives
Categories
Archives
Estimated reading time: 5 minutes
Contact La Leche League International

Estimated reading time: 5 minutes


¿Hace daño amamantar a tu bebé mayor? Artículos / Español / Languages / Traducciones

 

Darcy Smith, Norman, Oklahoma, EEUU
Traducido por Hilda Mayela Vargas Franco, Saltillo, Coahuila, México
English Deutsch

Pregunta. ¿Hace daño amamantar a tu bebé mayor?

Repuesta. No, no hace daño.

Es bastante grande para comer comida, ya no necesita leche materna.

Le das pecho porque no quieres que crezca, ¿así cómo se va a hacer independiente?

¿Qué vas a hacer cuando vaya a la escuela? ¡Sus compañeros se van a burlar de él!

Se va a obsesionar con los pechos.

Mamás que amamantan: ¿algo de esto les suena conocido?

Una y otra vez he escuchado que, a partir del año, los niños ya no necesitan tomar pecho. Creo que estas suposiciones son falsas y he aquí por qué.

El poder sanador de la leche

En los bebés mayores, es característico que son difíciles, o selectivos, para comer. Por ejemplo, mi hija Ali podría vivir con paletas y yogurt si yo la dejara. En cambio, al seguir con la lactancia, puedo estar segura de que está recibiendo los nutrientes que necesita aunque no coma todo lo que le doy, especialmente cuando se enferma.

Aún en caso de tener molestias estomacales, la leche materna es bien tolerada. No puedo imaginar una manera más tranquila de aliviarse que estar acurrucado con quien que te adora mientras recibes tan nutritivo alimento.

Al final del primer año de vida, el sistema inmunológico de tu bebé aún no está completamente desarrollado. Cuando una madre amamanta a su hijo, le transmite su inmunidad. Esa inmunidad no cesa con el primer cumpleaños del bebé. Tan solo una cucharadita de leche materna contiene tres millones de células que matan gérmenes. Y no solo eso, pero los factores inmunológicos de la leche materna de hecho aumentan en el segundo año.

Controla los berrinches

toddler-breastfeedingCualquiera que conozca a un bebé mayor, sabe lo difícil que es lograr que haga algo a la fuerza, mucho menos amamantarlo cuando no quiere. No podemos obligarlo a que camine o hable antes de que esté listo, primero, porque no es posible y, segundo, porque forzarlo puede hacer que se vuelva más aprensivo al intentar algo nuevo.

Los niños que se hacen independientes a su propio ritmo tienden a sentir más confianza. La niñez temprana es un tiempo para conocer lo que su cuerpo puede hacer y, mientras aprenden a controlarse por sí mismos, necesitan un ambiente positivo y cuidados para motivarlos al éxito continuo.

Esta niñez temprana es conocida por los berrinches. Los pequeños necesitan de toda la ayuda posible durante esta etapa de grandes emociones. Para un bebé mayor no es fácil razonar y frecuentemente necesitan apoyo para encontrar la manera de calmarse.

¿Quién no ha visto a un niño enojado, en una tienda, centro comercial o estacionamiento? Se tira al suelo, patea, grita… seguido por las miradas iracundas de la gente que va pasando; el sentimiento de pavor se intensifica. Todos hemos estado ahí. Amamantar puede aquietar el incidente y calmarlo más rápido. Hay pocas cosas más tranquilizantes que un abrazo de quien amas y, además, al amamantar se libera oxitocina, la hormona que brinda un sentimiento de paz a madre e hijo. Amamantar a tu hijo durante un episodio de estos puede ser una distracción útil, ya que es difícil seguir llorando, pataleando y gritando al mismo tiempo.

Mi hija mayor, Madi, se destetó cuando Ali tenía seis meses de edad. Al permitirle que se destetara sola, a su tiempo, sus necesidades fueron satisfechas y esto le facilitó la transición a su nuevo rol de hermana mayor. Madi es una de las niñas más independientes que conozco y, a sus cuatro años y medio, ya se ve en ella a una líder nata. Es del tipo de niña que, en el parque, busca a niños mayores, para que se unan al juego que acaba de inventar.

Amamantar es normal

A los tres años, Madi solo tomaba pecho al despertar en la mañana, algunas veces antes de la siesta y antes de dormir por la noche. Me di cuenta de que no era tema en las pláticas con sus amigos; probablemente hablaban más de dinosaurios o interpretaban cuentos de hadas. Para ella, amamantar era como los besos y abrazos que les daban los padres a sus amigos.

¿Y si tu hijo habla sobre esto? ¡Qué importa! La lactancia es algo que pasa en todo el mundo y entre más se hable, menos será un tabú. Cuando he amamantado en público, he notado que los niños solo muestran curiosidad pero no se preocupan, a menos que los padres lo vuelvan un tema incómodo.

 La lactancia no es un acto sexual

Así de descabellado como suena, algunas personas realmente creen que la lactancia ocasiona que un niño se haga sexualmente activo a muy temprana edad. Sin embargo, es más seguro que suceda lo opuesto.

Al no dejar que tus hijos vean que los pechos son para alimentar bebés—tanto al darles pecho como al dejar que vean a otros bebés tomando pecho—es posible que los vean más adelante como objeto sexual. De hecho, al amamantar y hablar sobre las partes del cuerpo y sus funciones, estás ayudando a que tus hijos vean normal el cuerpo femenino y se sientan más cómodos con los suyos.

Amamantar después del primer año, también les enseña la importancia del consentimiento.

Frances-Bland-older-child-at-breast

Frances Bland, IOM, UK

Para mi hija, en ocasiones, tomar pecho es más por consuelo que por nutrición y puedo pedirle que espere. Quiero que sepa que cada quien puede tomar decisiones sobre su propio cuerpo. Quiero enseñarle desde pequeña que cuando digo “no”, debe ser respetado. Esto le ayudará también a decir “no”, desde al abuelo que quiere hacerle cosquillas hasta al niño que la esté molestando, y será un importante “no” en una cita de preparatoria. Asimismo, también le ayudará a entender que cuando alguien le dice “no”, ella debe respetar sus deseos.

Dos organizaciones bien reconocidas recomiendan la lactancia más allá del primer año. La Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) recomiendan: iniciar la lactancia materna durante la primera hora después del nacimiento; dar lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida y continuar por dos años o más, comenzando a los seis meses de edad una alimentación complementaria segura, adecuada nutricionalmente, que responda a las necesidades del bebé y apropiada a la edad.

Así que si decides amamantar a tu hijo más allá de la primera infancia, ¡dame esos cinco! Estás ayudando mucho más de lo que la mayoría de la gente se da cuenta.

Si ves a otra mamá amamantando en público, especialmente si es a un bebé mayor, sonríele y muéstrale una señal de aprobación.

under-a-spellDarcy Smith es madre de niñas fuertes, esposa y madre devota, maestra y defensora de la lactancia materna que vive en Oklahoma, EEUU. Sus artículos han aparecido en mostlyplanned y theaccessproject.

Recursos

A Natural Weaning

Gentle Weaning: Breastfeeding “Forever”

Should I Night Wean?

Still Breastfeeding?

The Dad of a Breastfed Toddler

Weaning Gently: Outgrowing the Need

ÍNDICE


Comments

  1. […] May 6. ¿Hace daño amamantar a tu bebé mayor? […]

  2. […] en español: ¿Hace daño amamantar a tu bebé mayor? […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.