Archives
Categories
Archives
Estimated reading time: 4 minutes
Contact La Leche League International

Estimated reading time: 4 minutes


Héctor-Ernesto Español / Historias de madres / Languages / Traducciones
Elvira Germaná, Madrid, España
English

bebeDeseaba muchísimo tener un tercer hijo y la vida me lo regaló a mis 45 años.

Mis anteriores dos embarazos, partos y lactancias habían sido sencillos y puros. Estaba más que convencida de que con mi tercer bebé sería igual. Miraba mi barriga y me maravillaba del milagro de la vida y le contaba al bebé que tendría una mamá algo añosa, pero llena de amor.  El 31 de octubre, noche de Halloween había quedado con unas amigas para salir a tomar algo. Mientras me ponía una peluca como único disfraz, sentí que empezaba a mojarme entera ¡¡¡había roto aguas!!! Y aún me faltaban cuatro semanas para llegar a la semana 40. Además las aguas, como mi peluca, no eran claritas, eran algo verdosas.

Estaba en casa con unos amigos, papá estaba fuera de Madrid. Mis amigos me llevaron al hospital, mientras yo llamaba a papá para avisarle que tenía que terminar su viaje de trabajo si no quería perderse como Héctor Ernesto viajaba hacia la vida extrauterina. En el hospital, efectivamente, me dijeron que mi pequeño se había hecho caquitas dentro de mí. Mi amiga Vero se quedó conmigo hasta que llegó papá al parecer más cansado que yo de tanto conducir. Afortunadamente, mi pequeño de 36 semanas nació luego de casi 9 horas y disfruté muchísimo el parto, salvo el expulsivo que fue muy intenso, tanto que pensé que no lo iba a soportar, pero al final, nació mi pequeño y su papi se despertó para recibirlo.

bebe236 semanas y 2.700 kilos. Me lo puse al pecho y se puso a mamar. Todo parecía bien. Por la mañana vinieron los hermanos ¡¡estábamos todos tan felices!!! Como estaba todo bien, me dieron el alta de manera normal, era un prematuro tardío de buen peso. Sin embargo, yo sabía que había nacido antes de tiempo, sin estar aún preparado del todo.

El pequeñín parecía dormir todo el día, incluso en medio de las tomas y a los tres días, ya en casa, noté que me dolía cuando se ponía en uno de los pezones. Pero bueno, ¿soy o no soy Monitora de LLL? Debería saber cómo despertarlo y cómo hacer para que abriera bien la boca y tomara leche suficiente. Pues sí, debía saberlo pero además, debía no perder la calma y la confianza, menos mal que de eso me sobra. Hice todo lo que le hubiera recomendado a una mamá. La posición reclinada fue una maravilla, pero también la de balón de rugby y tenerlo con poca ropa a ratos, para que esté un pelín más espabilado. También hacía “compresiones de pecho” cuando se dormía, para animarlo a tomar más leche.

Global Health Media

Compresión del pecho

Esta técnica puede ayudar a que tu bebé succione activamente y obtenga más leche. 1. Sostén tu pecho con una mano—pulgar de un lado, dedos del otro, en forma de C. 2. Espera mientras tu bebé succiona de forma activa (ves que su mandíbula se mueve hasta cerca de la oreja). Cuando ya no esté tragando, comprime tu pecho con firmeza. Mantenlo comprimido hasta que el bebé deje de succionar activamente y entonces suelta el pecho. 3. Rota ligeramente tu mano y repite el paso 2 tantas veces como sea necesario en diferentes partes del pecho. Hazlo suavemente—esto no debería doler. Cuando las compresiones de pecho ya no hagan salir leche, puede que ayude cambiar de pecho. A veces necesitas cambiar de pecho varias veces durante una toma para lograr que la leche siga saliendo hasta que el bebé esté satisfecho.

Leí y releí muchas veces el Arte Femenino de Amamantar, y siempre encontraba nuevas ideas, una nueva forma de despertarle, de hacer que tomara un poquito más de leche entre sueños y formas para que abriera la boquita para que no me hiciera daño. La lactancia fue pura aunque un poco menos sencilla que en las otras ocasiones. Ahora que echo la mirada atrás, recuerdo esos días como de tranquilidad, paz, regocijo y pienso en las mamás que no tienen buena información y que creen que la lactancia puede doler y por eso no corrigen la postura hasta que se hacen grietas. Pienso en las mamás que tienen bebés dormilones y no saben qué hacer para despertarlos, pienso en esas mamás que se enfrentan a retos que pueden fácilmente ser superados con apoyo y buena información, pero que no la tienen y terminan viendo frustrados sus sueños de amamantar a sus bebes.

Ernesto-y-su-tetaDurante estos primeros tiempos siempre tuve en mi mente y corazón a mis compañeras monitoras de LLL y a todas las mamás cuya sabiduría en lactancia se ha ido transmitiendo entre nosotras.¡¡Gracias mujeres por haberme ayudado tanto a disfrutar mi tercera lactancia sin mayores dificultades, la lactancia de mi precioso prematuro tardío!

Referencia

Eidelman, A. The challenge of breastfeeding the late preterm and the early-term infant Breastfeeding Medicine 2016 11(3): 99-99.


Comments

  1. […] LLL and her own maturity that has helped her breastfeed successfully. She wrote her story in Spanish and it appears both in the original and an English translation. Morrin Mariani had a dreadful start […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.